domingo, 26 de octubre de 2008

TEMBLAD CALLEJEROS

El 23 de diciembre de 1996 el Tribunal de Coblenza juzgó al reportero alemán Michael Born.
Mito catódico viviente y máximo representante de lo llamado “fake-journalism”, Born fue imputado por engaño entre otros muchos delitos al vender un total de 21 reportajes falsos a la cadena pública alemana RDA y a las privadas RTL Stern y Der Spiegel TV.
En sus reportajes, Born se infiltraba en redes de narcotraficantes, grupos Skin-Heads, células del Ku-Klux-Klan, organizaciones dedicadas al tráfico de órganos y bandas mafiosas de todo tipo. O eso es lo que creían los espectadores ya que todo se trataba de una burda puesta en escena. Actores amateurs, espacios ambientados, situaciones morbosas, cámara en mano… y ya está. Todos tragaron, tanto las cadenas de televisión como los más de cuatro millones de espectadores que veían esos montajes todas las noches.
Pero llegó el día en que Michael pecó de confiado, por no decir otra cosa, y su incompetencia le llevó a repetir actores en sus reportajes. Que el enlace de una red de narcotraficantes fuera a la vez fabricante de bombas en el Kurdistán se ve que a alguien le pareció sospechoso. Acabaron pillándole.

Michael Born fue finalmente condenado a cuatro años de cárcel por engaño, violación de la ley, maltrato de animales, simulación de delito y falsificación de documentos. Pero, ¿y las cadenas de televisión? Acaso no son ellas responsables del rigor y veracidad de sus contenidos. ¿Y sus dirigentes? Acaso no son ellos, en primera instancia, los responsables de los contenidos que emiten sus cadenas.
Nadie fue sancionado o despedido y mucho menos condenado. Nadie salvo Michael Born y dos de sus cómplices.
Durante el juicio el propio Born declaró refiriéndose a las cadenas de televisión que les hubiera vendido hasta el aterrizaje del hombre en Marte y ellos lo hubieran emitido en prime time. No le faltaba razón.

Hace ocho años que Michael Born cumplió condena y salió de la cárcel. No se sabe nada de él desde entonces. Desde aquí aprovecho para lanzarle un mensaje.
Michael, allí donde estés. Piensa que puedes empezar una nueva vida en España, un país de segundas oportunidades. Donde la televisión no es rencorosa y lo menos importante serán tus antecedentes, sino mira Ana Rosa. Espero recibas este mensaje y valores la propuesta.
Temblad Callejeros.

Michael Born (derecha) junto a uno de los
actores que participaban en sus reportajes

1 comentario:

La caja plana dijo...

Este debió ser el que le filtró la información a Lidia Lozano...

 
Creative Commons License
Textos e imágenes del blog REALIDAD O TELEVISIÓN by J. Escandell is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 España License.